Un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir la depresión