Investigadores británicos demuestran que un componente de las setas alucinógenas es útil para tratar la depresión