Un equipo de investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) ha demostrado en un estudio que la psilocibina, un componente de las setas alucinógenas, ha ayudado a determinados pacientes a tratar una depresión resistente a otro tipo de fármacos disponibles, como pueden ser los antidepresivos tricíciclos o los de nueva generación (ISRS). Su análisis está disponible en la revista Nature.

“La psilocibina, junto con apoyo psicológico, se muestra prometedora como modelo de tratamiento en psiquiatría, pero sus mecanismos terapéuticos son poco conocidos”, aseguran los investigadores.

20 voluntarios con depresión severa recibieron dos dosis de psilocibina (10 mg y 25 mg). El tratamiento produjo efectos antidepresivos rápidos y sostenidos. Inmediatamente después del tratamiento, los pacientes experimentaron una disminución de los síntomas depresivos junto con una mejora del estado de ánimo y del estrés, que se prolongaron hasta cinco semanas después del tratamiento.

Otras evaluaciones a través de escáneres cerebrales mostraron también cambios físicos, al comparar imágenes antes y después del tratamiento. Los investigadores notaron cambios neurológicos críticos como la actividad en la amígdala, el centro emocional del cerebro que está involucrado en la producción de sentimientos de estrés y miedo.

“Sobre la base de lo que sabemos de varios estudios de imágenes cerebrales con psicodélicos, además de tener en cuenta lo que dicen las personas sobre sus experiencias, es posible que estas sustancias cierren realmente las redes cerebrales asociadas con la depresión, lo que les permite levantarlos del estado de ánimo deprimido”.

Este no es el primer estudio que muestra que la psilocibina podría tratar las patologías de salud mental. Otra investigación muestra que el medicamento es efectivo y seguro para tratar la depresión y la ansiedad en pacientes con cáncer. Eso sí, los autores dicen que necesitarán llevar a cabo una investigación de seguimiento ya que este estudio no involucró un grupo placebo. Hasta entonces, recomiendan que las personas que experimentan depresión se abstengan de experimentar con este tipo de sustancias.