Tres de cada cuatro personas con depresión está en edad de trabajar