Tener familiares con depresión durante la infancia y la adolescencia aumenta el riesgo de padecerla