Ser mujer es el segundo factor de riesgo para sufrir depresión tras los antecedentes familiares