Se descubre que una nueva técnica de resonancia magnética mejora los efectos duraderos del tratamiento para la depresión grave