Se descubre que la depresión aumenta el riesgo de muerte entre los diabéticos