Recompensa y malestar están estrechamente vinculadas en el cerebro