De acuerdo con los últimos hallazgos publicados en la revista The Psychiatric Quarterly, investigadores afiliados a la Universidad de Poznan de Ciencias Médicas en Polonia, y el Instituto de Investigación de Salud Mental en Canadá han identificado las características clínicas y demográficas que pueden predecir alguno de los síntomas relacionados con la esquizofrenia y el trastorno afectivo bipolar. La base neurobiológica y de comportamiento de estas dos enfermedades neuropsiquiátricas, se caracteriza por la compleja interacción entre variables genéticos y ambientales. Estos dos trastornos se caracterizan por una superposición genética significativa, así como un solapamiento de la presentación clínica.

Los pacientes diagnosticados con esquizofrenia a menudo presentan una combinación de síntomas positivos (alucinaciones, delirios), negativos (apatía, baja motivación) y cognitivos (problemas de aprendizaje, memoria, atención, función ejecutiva). El trastorno afectivo bipolar, por su parte, es un trastorno del estado de ánimo grave que es difícil de diagnosticar, y está frecuentemente infradiagnosticado. La prevalencia de trastorno bipolar tipo I y tipo II en la población general es de aproximadamente 1%, pero esta estimación probablemente es demasiado baja.

En el estudio actual, los investigadores examinaron si las características clínicas y demográficas (por ejemplo, la edad de inicio de la enfermedad, duración de la enfermedad, el sexo) de la muestra (443 pacientes con trastorno bipolar y 439 pacientes con esquizofrenia) pueden servir como predictores de síntomas en estos pacientes. En esta muestra, la edad media de inicio del trastorno bipolar fue de 30,62 años y de la esquizofrenia fue de 23,4.

Los resultados indicaron que el sexo masculino y un inicio más tardío de la enfermedad eran protectores de los síntomas de depresión tanto en los pacientes con diagnóstico de esquizofrenia como de trastorno bipolar. Este hallazgo es consistente con informes anteriores que muestran que las mujeres son significativamente más propensas a experimentar síntomas depresivos en comparación con los varones. Para las personas con diagnóstico de trastorno bipolar o esquizofrenia, ser soltero, así como la presencia de antecedentes familiares con trastornos psiquiátricos o trastornos de la personalidad premórbida, parece ser un predictor significativo de los síntomas depresivos. Además, la presencia de trastornos de personalidad premórbidos, parece ser un factor de riesgo significativo para trastornos del comportamiento suicidas. Como se ha observado por los autores, entre el 4% y el 10% de las muertes entre los pacientes con diagnóstico de esquizofrenia se debe a suicidio, que se asocia con la gravedad de síntomas depresivos.