Para la depresión resistente al tratamiento, dos medicamentos pueden ser mejores que uno