Los probióticos -solos o con prebióticos- pueden ayudar a aliviar la depresión