Los personas que acaban de sufrir un ictus tienen un riesgo de depresión ocho veces mayor