Los perros ayudan a mitigar los efectos de la ansiedad y la depresión