Los niños con exceso de peso tienen un riesgo cuatro veces mayor de sufrir depresión