Los mayores de 50 años deprimidos tienen el doble de riesgo de sufrir un ictus