Los investigadores exploran el impacto del estrés y la depresión en los astrocitos