Los hongos alucinógenos podrían usarse para tratar la depresión