Los antipsicóticos, eficaces también contra la depresión