Los antibióticos pueden conducir a la depresión y tristeza al alterar la flora intestinal