Los adolescentes de minorías sexuales, cinco veces más propensos a sufrir depresión