Los ácidos grasos omega-3 podrían ayudar a reducir la depresión