Las redes de actividad cerebral predicen la vulnerabilidad a la depresión