Las personas con depresión en España tienen un 50% más de probabilidades de morir