Las enfermedades cardíacas y la depresión pueden estar genéticamente relacionadas por las vías inflamatorias