La telemedicina amplía el acceso al tratamiento de la depresión a la tercera edad y es igual de efectiva que la terapia presencial