La soledad multiplica por cinco las probabilidades de desarrollar una depresión