La Revolución Industrial dejó una huella de depresión y ansiedad en la población