La pérdida auditiva durante la vejez aumenta el riesgo de depresión y deterioro cognitivo