La obesidad y la depresión tienen una vinculación directa en ambas direcciones