La mitad de los afectados por depresión continúa trabajando pese a que afecta a su productividad