La interrupción de la actividad física por la pandemia aumentó el riesgo de depresión