La inteligencia artificial puede ayudar a combatir la depresión