La inteligencia artificial podría ayudar en la elección del tratamiento en la depresión