La inteligencia artificial permitirá un mejor diagnosis y tratamiento de la depresión