La estructura cerebral que regula las emociones e interviene en la depresión pasa de madres a hijas