La depresión en la infancia produce anomalías en el cerebro