La depresión altera la percepción visual y podría ayudar en su diagnóstico