La COVID-19 o sus tratamientos podrían afectar al estado de ánimo de los pacientes ingresados