La biología podría estar detrás de las depresiones en adolescentes con familias de pocos ingresos