La actividad física ayuda a reducir la depresión tras una enfermedad coronaria