Hallan un vínculo entre la depresión en mujeres y una proteína del cerebro