Haber sufrido una enfermedad cardiovascular puede aumentar el riesgo de presentar un cuadro depresivo