Estudio confirma que los antidepresivos son más efectivos que el placebo