Estudian el funcionamiento de un gen que tiene un rol importante en la depresión