Entre un 30% y un 50% de las personas que padecen una enfermedad neurológica sufren depresión