El riesgo genético de depresión clínica se vincula a síntomas físicos como dolor crónico o migraña