El aumento de la depresión y ansiedad de muchos adolescentes podría tener su origen en Instagram