Contra la depresión son más eficaces los medicamentos que aplicar corriente eléctrica