Científicos de Granada estudian el papel de un gen en la coexistencia de la depresión y la obesidad