Casi la mitad de los españoles cree que la depresión se puede fingir